Como ya os hemos contado varias veces desde que se suspendió Laliga en el Espanyol quieren que se acabe jugando lo que resta de campeonato, se considera que con casi el 30% de partidos por jugar no se puede dar por acabada una competición. Pero si esto no fuera así en los despachos del RCDE Stadium ya se preparan para ganar la batalla por evitar el descenso.

En el seno del club se considera que si se decidiese un descenso administrativo se estarían vulnerando derechos adquiridos como su plaza en Primera División y esto dejaría la puerta abierta a medidas legales que tendrían muchos visos de prosperar.

Si nos fijamos en las informaciones que llegan desde Alemania e Inglaterra allí todo parece indicar que no se ejecutarán descensos de categoría y se ampliarán dichos campeonatos y se aumentará el número de equipos que desciendan en los siguientes campeonatos.

Los jugadores también tendrá mucho que decir en este sentido, a través de la AFE, y no parecen muy dispuestos a volver a jugar, más teniendo en cuentan que estamos empezando a conocer futbolistas infectados por el COVID-19.