El análisis de lo que está pasando al Espanyol en este tramo final de la Liga es claro: no compite como en la primera vuelta. En los partidos que es visitante no logra arrebatar tantos puntos como antes. Ha perdido garra… fiereza…

El equipo tiene un bajón de efectividad

Carlos Fanlo, de La Grada, señala un dato para tener en cuenta: El Espanyol “ha pasado de sumar 12 puntos en los primeros siete partidos a domicilio a conseguir cinco en las últimas ocho. Curiosamente, el bajón a domicilio ha llegado, a excepción de la derrota en Mestalla -en la que el míster recordó ayer que `faltó intensidad´-, ante equipos que se encuentran por encima en la tabla o que luchan por meterse en posiciones europeas”.

“El gol también está fallando, ya que con el del martes ya son tres duelos en este periodo sin ver puerta, cinco en toda la campaña. Viendo el panorama a domicilio, lo único que faltaba era el once experimental que Quique puso en liza… “.

Al Espanyol se le dan bien los equipos con menor presupuesto, pero mal los que lo tienen igual o mayor

Iván Molero, en AS, señala uno de los puntos débiles de los de QSF: solo suma el 17% de los puntos ante los diez equipos con mayor presupuesto y un 77% contra la mitad inferior.

El Espanyol se muestra intratable ante rivales con menor presupuesto y flojo ante los equipos iguales o superiores en potencial económico. Una cierta esquizofrenia futbolística que hace difícil poder conseguir el objetivo de entrar en Europa.

Siguiendo con este razonamiento, el partido del sábado contra el Alavés, debería ser favorable para los intereses de los de Quique Sánchez Flores: el Espanyol es el octavo equipo con mayor presupuesto de LaLiga con 78 millones de euros. Y el sábado recibe a un Alavés, que pese a estar como decimo primero en la clasificación, sin embargo, tiene un presupuesto de 50 millones de euros que le colocan en la antepenúltima posición en el ranking del presupuesto de LaLiga.