Si mañana no se gana al Alavés, la directiva va a disponer de mucho tiempo para planificar la temporada que viene. Su intención es fichar a varios jugadores que den otro salto de calidad a la plantilla y poder pelear con los grandes de Europa.

Antes de entrar dejen salir

Para poder realizar estos fichajes primero hay que vender a alguno de los jugadores de la plantilla y así hacer hueco, y caja, para traer a otros. Una de esas ventas, según informa el Sport, sería el portero Pau López, que continuaría su carrera en el Tottenham por unos 5 millones de euros.

Víctor Sánchez vuelve a la convocatoria
Los jugadores del Espanyol en pleno entrenamiento

A esta salida hay que sumarle la de Mamadou, por el que se ingresarían cerca de 3 millones de euros -a causa de la opción de compra que tiene por él el Eupen-, y el posible traspaso de Diop. Los otros nombres que también suenan para abandonar la disciplina blanquiazul son Caicedo, que tiene una ficha muy elevada y eso puede dificultar su marcha, y Álvaro Vázquez, Víctor Álvarez– que además acaba contrato- y Rubén Duarte, los tres han contado muy poco para Quique Sánchez Flores y su futuro está más lejos del club periquito que dentro.

El Espanyol dispondrá de casi 20 millones de euros para fichar la temporada que viene gracias a las ventas de algunos jugadores y a los derechos de televisión. Podrían llegar hasta 6 jugadores nuevos

De cara al año que viene

El dinero que se pueda reunir de estas salidas, unido a los derechos televisivos, haría que el Espanyol contase para la temporada que viene con un presupuesto que rondaría los 20 millones de euros según las estimaciones del periódico catalán. Esto supondría una importante inyección para una plantilla que demostró en el último partido de liga que anda un poco corta de fondo de armario.

Se especula con la posible llegada de 5 o 6 jugadores, pero por el momento los únicos que seguro que estarán el año que viene luciendo la elástica blanquiazul son el delantero Sergio García y el lateral Ristik.