El filial del RCD Espanyol de Barcelona empezará la segunda parte del campeonato con una auténtica prueba de fuego con su visita el domingo al FC Andorra a partir de las 12h, donde el equipo local se ha hecho fuerte en Prada de Moles, presentando los mejores números de la categoría como anfitrión permaneciendo invicto toda la primera vuelta.

Con este partido, el filial intentará recuperar el camino de los triunfos de finales de 2019 que se vio truncado el pasado fin de semana. En este sentido, el técnico blanquiazul, José Aurelio Gay, confía de lleno en sus jugadores: “Hemos trabajado muy bien, la derrota ya está olvidada. Lo hemos intentado naturalizar, sabíamos que no podríamos ganar todos los partidos, que en algún momento deberíamos perder y, aunque fuimos muy competitivos en ese partido, no estuvimos acertados en el área rival, la pisamos mucho, pero sin éxito. Y ahora toca afrontar otro reto importante en el campo del Andorra, que es el mejor local de la liga en estos momentos y en intentar hacer el mejor partido posible”.