El filial del RCD Espanyol de Barcelona encaraba el duelo de filiales con la ambición de romper con la racha de partidos sin ganar de este inicio de año.

El equipo de Jose Aurelio Gay se encontró delante un Valencia Mestalla rocoso que no dejó que los pericos se encontraran del todo cómodos sobre el césped y el espectáculo se resintió. En la reanudación, los de Gay pudieron llevarse los tres puntos, pero el marcador no se quiso mover.