El filial del RCD Espanyol de Barcelona volvió a la senda de los triunfos con una victoria muy exitosa frente al Andorra, un triunfo que coloca al Espanyol B como segundo clasificado de la Segunda División B.

En el primer partido de la segunda vuelta, los hombres de Gay hicieron lo que todavía nadie había conseguido: derrotar a los andorranos a domicilio. Jutglà abrió la lata a los veinte minutos y, justo en la reanudación, Nico puso tierra de por medio con el segundo tanto del enfrentamiento y Alberto redondeó el resultado para conquistar el Prada de Moles, hasta esta jornada, un fortín inexpugnable.