El filial del RCD Espanyol sigue creciendo y entra en la recta final de la temporada con la máxima ilusión. Tras vencer al Olot en un partido muy serio, el equipo blanquiazul visita este domingo al Ebro (CMF La Almozara, 12h), un rival que apuesta por un fútbol muy directo y que se presente un adversario muy difícil de superar por su espíritu combativo.

Va a ser una historia absolutamente diferente a la del pasado domingo por muchas circunstancias. El tamaño del campo, es césped artificial, ellos apuestan por un juego directo… Ellos intentan colgar balones arriba constantemente, son muy poderosos en el juego aéreo, lanzan todas las faltas al área. Es un partido en el que las áreas decidirán, porque no hay espacios y ellos juegan a ese fútbol más directo”, ha analizado el entrenador blanquiazul, David Gallego. El entrenador catalán ha insistido en que “si nuestra defensa está lejos del área, tendremos nuestras opciones, pero si no somos capaces de alejarles, sufriremos. Es imprescindible estar muy atentos y concentrados; es determinante estar muy metidos”.

Gallego, en este sentido, ha comentado que “nosotros nos propusimos quedar campeones en la segunda vuelta y ellos llevan los mismos puntos. Solo nos supera el At. Baleares. Este dato te demuestra el nivel del equipo. Es un rival contra el que va a ser complicado jugar a lo que nosotros queremos, es un campo que no nos viene demasiado bien y va a ser interesante ver qué somos capaces de hacer; es un reto”.