Os contábamos ayer como Abelardo había “pulverizado” los números de David Gallego y de Pablo Machín, el míster asturiano ha logrado situar al equipo a dos puntos de la salvación, pese a que el camino todavía será largo y complicado se empieza a ver luz al final del túnel. El equipo ha cambiado la cara y obviamente la llegada de refuerzos puntales como Raúl de Tomás han mejorado, en mucho, la imagen del equipo.

En el club están muy satisfechos con el trabajo de Abelardo, pero no se hablará de su futuro hasta que la permanencia este sellada, el propio entrenador lo quiere así. Cabe recordar en este sentido que el asturiano firmó tan solo por lo que resta de temporada, así lo prefirieron ambas partes en su momento, además no existe ningún tipo de cláusula que le renueve el contrato automáticamente.