Pese al mal arranque liguero y las preocupantes sensaciones que transmite el juego y la dinámica del equipo el puesto de David Gallego no corre ningún peligro en estos momentos. Se considera desde las altas esferas del club que la situación no es tan dramática como para tomar decisiones drásticas.

La dirección deportiva y el Consejo de Administración del Espanyol consideran que todavía es muy pronto y confían plenamente en la reacción de la plantilla. Es obvio que existe cierta preocupación por como se están desarrollando las cosas, pero ahora mismo en el seno del club tan solo se pretende arropar tanto a David Gallego como al grupo.

Cabe recordar en este sentido la paciencia que tienen en la dirección deportiva y también la persona que tiene la última palabra en todas las decisioines, Chen Yansheng, sin ir más lejos aguantaron en el cargo el curso pasado a Rubi que llegó a acumular once partidos sin ganar, y el tiempo ha demostrado que aquella decisión fue acertada.