El RCD Espanyol nunca ha sido un club experto en despedidas. Ocurrió con el mejor jugador de su historia don Raúl Tamudo, se alargó hasta la eternidad con Iván de la Peña y también lo sufrió el último símbolo perico, Gerard Moreno. Tres futbolistas sin los que sería posible entender el Espanyol moderno y que tuvieron un triste “adiós”.

La salida de estos jugadores del club no estuvo a la altura de su entrega, compromiso y amor por los colores blanquiazules. Por si fuera poco… el Espanyol NO siempre ha sabido encontrar un recambio, un líder capaz de echarse el equipo a la espalda y enamorar a la afición. La marcha de Tamudo casi irremplazable fue repuesta por un fugaz Daniel Osvaldo, cuya salida dejó 16 millones en las arcas del club, y por Sergio García “Falete” otro referente de la afición perica, pero que se fue a Qatar en el mejor momento de su carrera.

Pandiani, Iván Alonso, Stuani, Caicedo, Callejón, Verdú o Álvaro Vázquez, eran jugadores con calidad, goleadores, canteranos…pero sin la capacidad de hacer olvidar a Tamudo o Lo Pelat. Hasta que “volvió” Gerard Moreno. El penúltimo “7” blanquiazul, criado en la cantera perica se convirtió en el nuevo héroe de la afición. Su foto celebrando con Tamudo cuando era recogepelotas y se formaba en el alevín es el mejor ejemplo de lo que representa los valores del club. Por si aún había dudas, Gerard Moreno tuvo que liderar el proyecto más ambicioso de la historia del club. La era Chen Yansheng reemplazaba a la etapa de Sánchez Libre.

En tres temporadas el de Santa Perpètua de Mogoda logró 39 goles, lejos de los 129 goles de Tamudo. Destacó por su capacidad asociativa, su sacrificio en defensa, sus goles y por ganarse el corazón de los aficionados. Prueba de ellos es que muchos seguidores pericos pedían su convocatoria para la selección española. Una historia de amor que duró muy poco y dejó una gran sensación de vacío en el club. Una salida por la puerta de atrás, sin reconocimientos, dejando mucho dinero en caja y difícil de entender … Hasta que llegó el “Panda”.

El Espanyol solo tenía una oportunidad para reemplazar a Gerard y no podía fallar. El delantero gallego, la gran sensación de la temporada pasada en la Liga 1 2 3, apostó en todo momento por la oferta perica. A Borja Iglesias no le ha pesado heredar el “7” de Gerard, ni ser el fichaje más caro de la historia del club. El “Panda” es un killer con cara de buen chaval, destaca por su juego de espaldas, su velocidad pese a su gran envergadura y su potente disparo. El nuevo héroe perico es el reflejo del “darderismo” una mezcla de fe ciega, ilusión y buen fútbol. Puro ADN blanquiazul, bienvenido a tu casa “Panda”.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol