Los seguidores azulgranas sacan pecho de su estadio, aseguran que es el mejor del mundo, pero la realidad demuestra todo lo contrario. El Camp Nou hace aguas, y además real como la vida misma. El feudo azulgrana se ha inundado con las lluvias que han caído en las últimas horas en Barcelona.

El túnel de acceso al terreno de juego quedó anegado de agua debido a la intensidad de la tormenta, ya que se acumularon 37 litros por metro cuadrado en media hora en aquella zona, para un total de 70 litros en una hora. De hecho el club culé tuvo que variar las visitas que los turistas hacen a su estadio por las inundaciones, ante la perplejidad de los visitantes ante el deficitario estadio azulgrana.