Entre las reformas del área deportiva que se está produciendo en el Espanyol está la creación del puesto de gerente deportivo. Actualmente Jordi Lardín es el director deportivo blanquiazul y el encargado de la gestión deportiva del fútbol base. En este área, Ángel Morales es la persona que lleva números de la cantera y es ahí donde el club tiene un hueco que llenar.

Desde el diario Sport apuntan más lejos. Afirman que la demora en la creación de esta nueva figura,-que está firmemente respaldada por el vicepresidente, Carlos García Pont,- está retrasando los fichajes. La responsabilidad principal que este cargo tendría sería la de gestionar las altas y las bajas acordadas por el director deportivo y el entrenador. Y de hacerse realidad, Lardín se centraría en el primer equipo.

Se quiere a una persona afín como gerente que gestione las altas y bajas de la entidad. Además, haría de enlace entre la dirección deportiva y el club

Desde el citado diario, sostienen que el retraso que se está produciendo en la creación de esta figura ha hecho que los fichajes se paralicen, y afirman que la contratación por el lateral Ristic, que ya estaba apalabrada, podría peligrar.

Los candidatos para hacer de enlace entre la dirección deportiva y el club quieren que sea una persona afín, aunque de momento no hay ninguno concretado.