El camino del equipo femenino todavía es peor que el del masculino, las chicas de Salvador Jaspe todavía no conocen la victoria en Liga, y su situación es muy dura, ya que cierran la clasificación de la competición con tan solo un punto logrado. Las jugadoras están sufriendo mucho con la actual situación.

Muestra de ello es el desconsuelo que mostró al finalizar el partido de ayer contra el Rayo Vallecano, Débora García, uno de los fichajes de esta temporada, que tuvo que ser consolada por una jugadora rayista. Tanto los equipos masculino como femenino viven momentos complejos y van a necesitar del aliento de la grada perica para salir adelante.