¡Por fin! El culebrón del verano se ha acabado y Borja Iglesias ya ha puesto rumbo a Sevilla para ser oficialmente jugador del Real Betis. Dos meses de negociaciones por el deseo de Rubi, dos meses de intensos tiras y aflojas para que el delantero gallego se enrole a las filas verdiblancas y se convierta en el noveno jugador que fichan directamente al Espanyol y, se convierta en el primer delantero perico en pasar a las filas del Betis.

Numerosos jugadores han pasado por las filas del Espanyol y del Betis durante la historia del fútbol reciente; desde Yanko Daucik y Janos Kuszmann a José Pardo, Ito, Cañas o Sergio García. Generalmente el jugador que ha pasado por el Betis y ha recalado en el Espanyol ha cosechado más éxitos que no al revés. De hecho, el primer jugador en viajar de Barcelona a Sevilla fue Julián Gonel. El defensa de Castellón estuvo dos temporadas en el Espanyol (1940-1942) y se fue al Betis de Cesáreo Baragaño que acababa de subir a primera ganando la Segunda división. Poco le duraría la alegría a Gonel que todo y siendo un jugador clave en el centro de la zaga acabó bajando a Segunda esa misma temporada para marcharse a la siguiente habiendo solo jugado tres partidos.

No fue hasta cuarenta años después cuándo José Cano “Canito”, después de cuatro años cosechando éxitos en el Espanyol -dos temporadas e internacional- y en el Barça -dos temporadas y ganó una liga-, decidió poner rumbo a Sevilla en los que jugó poco más de cincuenta partidos y dejó de ser internacional. Quienes también dejaron el Espanyol por el Betis nos encontramos a Miguel Ángel García y Job. Ambos venía de seis y siete temporadas consecutivas en el Espanyol respectivamente, y en verano de 1988 pusieron rumbo al Heliópolis donde, cuatro y tres temporadas respectivamente en las que cosecharon dos descensos a Segunda y un ascenso a Primera. El último jugador del siglo pasado en cambiar Betis por Espanyol fue Gabino Rodríguez; aunque este, podría ser la excepción, ya que el centrocampista sevillano dejó el Betis para jugar en el Espanyol el año 1988 y posteriormente en el 1991 volvió al Betis.

Ya en el siglo XXI y en plena era RCDE Stadium, han sido tres los jugadores que dejaron el Espanyol para jugar en el Betis. El primero de ellos fue Javi Chica el cual abandonó la entidad blanquiazul para recalar en el Betis de Pepe Mel. Allí estuvo tres temporadas hasta que los verdiblancos bajaron a Segunda y Chica fichó por el Valladolid. Justamente, en la última temporada de Javi Chica en el Betis, la 2013/14, también llegó procedente del Espanyol, Joan Verdú. El centrocampista venía de tres exitosas campañas en el Espanyol y en el Betis solo jugó veinte partidos y acabó descendiendo a Segunda para posteriormente abandonar el Betis para poner rumbo a la Serie A. Y el último, y que más crispación generó, fue, Pau López. El portero abandono gratis el Espanyol para unirse al equipo de Quique Setién por solo, una temporada. ¿Qué pasará con Borja? El tiempo lo dirá.