Once inicial

Diego López: SIN TRABAJO. A penas tuvo nada que hacer el guardameta periquito, solo se le vio en su polémica con Deyverson.

Javi López: EN SU SITIO. No se prodigó mucho en ataque y en defensa seguro, como todo el equipo.

David López: SIN APUROS. Cerró bien las acometidas del Alavés y fue un seguro para su equipo. Dio la “asistencia” a Piatti.

Diego Reyes: SOBRIO. Como toda la defensa solventó todos los problemas que se le presentaron con mucha seguridad.

Aarón Martín: DE MENOS A MÁS. El lateral se centró en defender y en la primera parte estuvo más desaparecido. Mejoró en la segunda como el resto del equipo. Sin errores en defensa.

Marc Roca: TUVO FE. Bien en defensa y en ataque lo intentó. Tuvo una buena oportunidad en la primer aparte de disparo lejano.

Víctor Sánchez: SEGURIDAD. Atento en el corte y con presencia en ataque. Sacó la falta que terminó en gol y vio la quinta amarilla. No estará ante el Leganés.

Piatti: GOLEADOR. Aunque no le salgan las cosas como quiere no para de pelear, de correr y fajarse. Tiene alma.

Jurado: LA MAGIA. Puso el toque diferencial en la primera parte y gozó de la mejor ocasión perica antes del gol. Levantó a la grada y fue uno de los mejores de su equipo.

Caicedo: LUCHADOR. Lo intentó de todas las maneras y no dejó de presionar. Tuvo un par de buenas ocasiones en la primera parte que no pudo resolver.

Gerard Moreno: MOVILIDAD. No era su día de cara al gol, pero no dejó de presionar ni de buscar a sus compañeros, sobre todo a Baptistao. Es el referente de su equipo y lo sabe.

Suplentes

Leo Baptistao: CON HAMBRE: Tras muchos meses fuera de los terrenos de juego, la tuvo nada más entrar, pero sin duda la más clara fue el mano a mano que tiro contra el portero. Se quedó con las ganas de gol.

Hernán Pérez: CUMPLIDOR. Salió cuando los dos equipos empezaron a conformarse con el resultado. Lo hizo bien los minutos que estuvo en el campo.

Diop: SIN TIEMPO. Salió en los últimos minutos cuando el partido ya estaba decidido.

El entrenador.

Quique Sánchez Flores: Apostó por su once de gala, sin experimentos y se ve que funciona. El equipo continúa sumando y los sueños de Europa se mantienen.