El conjunto rojillo volvió a los entrenamientos este pasado lunes, al igual que hizo el Espanyol. Osasuna llega al partido contra el Espanyol con el sabor agridulce del buen partido realizado en el Ramón Sánchez Pizjuán pero de donde volvieron de vacío, ya que lograron igualar un 2-0 en contra con un jugador menos pero en el descuento los sevillistas se llevaron la victoria.

En Pamplona tienen muy clara la importancia del partido del domingo contra el Espanyol, saben que una victoria les dejaría prácticamente sentenciada la permanencia un año más en Primera División y dejarían muy tocado al cuadro perico.

“Sabemos que tenemos un partido muy importante este domingo y tenemos que encararlo desde esa base de no encajar y, a partir de ahí, ir a por el rival e ir a por los tres puntos”, afirma su lateral, Lato.