Ha fallecido Jaume Anglada. A muchos de ustedes este nombre no le dirá nada, pero era uno de esos pericos que gracias a su fidelidad y resistencia han conseguido que el Espanyol sea un fenómeno de ámbito catalán, y no solo barcelonés. Uno de esos catalanes del interior que en un pueblo mayoritariamente culé daba testimonio cada día de su amor a los colores blanquiazules.

Lo conocí como miembro de la embajada perica de Breda, uno de esos milagros en blanquiazul que se dan en algunos pueblos de Cataluña. Una peña activa, que siempre ha dado la cara, y que ha servido como refugio para los espanyolistas que querían mantener a toda costa su adhesión a los colores del RCDE. En esta localidad de La Selva se gestó un grupo de héroes que nunca fallaron en los grandes momentos y, sobre todo, en los más trágicos.

Anuncio

Jaume era un gran tipo. Un perico sincero, de los que hablaban claro. Socarrón y firme en sus convicciones. Honesto y trabajador. De esos espanyolistas con los que se puede hablar de todo, y disfrutar. No se cortaba un pelo, y sus opiniones a menudo eran polémicas, pero sabía escuchar y respetaba todos los pareceres. Hay miles de aficionados blanquiazules así, y gracias a ellos cada día seremos un club más fuerte.

Jaume, te echaré de menos. Dale un abrazo de mi parte a Ricardo Zamora y cuando veas los derbis desde allá arriba convence a Santa Rita, que estoy convencido que es culé, que se pase a la auténtica fe, la verdadera, la más honesta: la blanquiazul.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol

Compartir