Hacía unos días que no se hablaba del futuro de Borja Iglesias, lo que sin duda era una buena señal, pero la venta de Junior al Barça, que se podría cerrar este fin de semana ha vuelto a poner al delantero gallego en el centro de la noticia y es que el cuadro verdiblanco lograra liquidez económica para poder afrontar su fichaje.

La posición del Espanyol no ha variado desde que el Betis movió ficha para hacerse con el gallego, el precio del “panda” es innegociable, 28 millones de euros, lo que marca su cláusula, ni un céntimo menos, y además el Espanyol quiere cobrar en efectivo al menos una gran parte de su traspaso. El jugador y su entorno mientras tanto guardan un cómplice silencio, sabedores del acuerdo que tienen cerrado con el Betis.

Salvo sorpresa mayúscula de última hora la próxima semana puede ser clave en el futuro de Borja Iglesias, los reiterados cánticos de la hinchada perica al delantero para que siguiera de blanquiazul caerán en saco roto y es que el cuadro verdiblanco le ofrece al “panda” el doble de lo que cobra actualmente en el Espanyol, por lo que hará las maletas con destino a la capital de Andalucía.