Alfredo Argensó (Barcelona, 04/11/1974) llegó al Espanyol en época de juvenil. De ahí trabajó para poder cumplir el sueño que perseguía, el de defender la camiseta del primer equipo del Espanyol. Con veintitrés años debutó en la Intertoto contra el Brno y a partir de ahí jugo la UEFA, la Copa del Rey y la Liga hasta que una lesión le obligó a dejar el fútbol.

Ahora es entrenador de porteros en Castellón y espera cumplir otro sueño, el de algún día llegar a entrenar a los porteros del Espanyol. Hemos podido hablar con él y esto es lo que nos ha contado.

  • Empezaste a jugar en el juvenil del Espanyol, pasaste por el Espanyol B y estuviste cuatro temporadas en el primer equipo. ¿Cómo recuerdas tu paso por el Espanyol?

Mi paso por el Espanyol es uno de los recuerdos más bonitos que tengo en mi vida. El Espanyol me lo dio todo, me dieron la oportunidad de fichar por ellos, me dieron la oportunidad de aprender de grandes profesionales y de llegar al primer equipo, que era un sueño que tenía.

  • A todo esto, tu primera experiencia en jugar en un equipo grande fue en el Barça. Si, yo empecé en el Polvoritense y de allí me fui al Barça, donde estuve nueve años. ¿Cómo se vive jugar en el Barça y como se vive jugar en el Espanyol?

Yo lo que recuerdo es que en el Espanyol éramos una familia, en el Barça daba la sensación de que todo era más frío. Yo particularmente, el calor humano lo noté en el Espanyol. En el Barça no noté ni el cariño ni la calidad humana que sentí en el Espanyol.

  • La afición del Espanyol te guarda mucho cariño y aprecio y muchos te han perdido la pista. ¿Qué pasó con Argensó cuándo salió del Espanyol?

En la etapa final del Espanyol, estuve cedido en el Elche y me lesioné en el hombro, un hombro que ya había tenido dos lesiones. Volví al Espanyol con el hombro bastante tocado y me intentaron recuperar la parte del tendón que había perdido, pero claro, en esa época que no estaba todo tan avanzado como esta hoy. Se me acabó la vida futbolística. El Girona incluso me ofreció media temporada, pero allí realmente me di cuenta que no podía seguir siendo portero porqué había perdido el 40% de movilidad de mi hombro, había perdido el 50% del tendón y los ligamientos tenían una lesión crónica y todo esto hizo precipitar mi retirada.

  • ¿Y en el Elche que pasó con Julián Rubio?

Al poco de llegar me lesioné el hombro, entonces, Julián Rubio no me creía. No creía que yo pudiera estar lesionado. No sé por qué. Si que es cierto que yo venía a Barcelona para que los médicos me tratasen ya que en Elche no había posibilidad. Mi lesión era un tendón que pasaba por en medio del hueso y en Barcelona era el único sitio donde tenían las herramientas para poder diagnosticar esto. Pero Julián Rubio fue bastante cruel conmigo, no sé por qué. No se creyó mi lesión y el Espanyol me hizo volver para poder tratarme y allí nos dimos cuenta de la gravedad de la lesión.

  • Y ahora, estás entrenando y tienes una escuela de porteros, ¿verdad?

Me vine para Castellón, desconecté del fútbol ya que me afectó mucho y no quería saber nada. Pero tuve un niño que le empezó a gustar el fútbol, empezó a jugar en el Club Deportivo Roda y una cosa llevó a la otra. El Roda me ofreció entrenar a los porteros del club. Me entraron las ganas de tocar pelota, las ganas de estar en un campo de futbol y a partir de ahí llevo once temporadas en el CD Roda, cinco en el CD Onda y hace dos años que monté una escuela de porteros aquí en Castellón.

Alfredo Argensó entrenando a porteros del CD Roda
  • Once temporadas en el Club Deportivo Roda, un club que nutre al Villarreal de jugadores.

Si, estamos 100 % con el Villarreal, somos su filial. Fernando Roig nos ha hecho una ciudad deportiva muy bonita y nosotros estamos para abastecer de jugadores al Villarreal. Es un beneficio que va a tener el Villarreal, pero en el mundo del fútbol hace falta gente como él. Falta gente que se meta de lleno en el fútbol y ayude a clubes pequeños a poder ser un poco más grandes. El Roda era la escuela más importante que había en Castellón y ahora es una de las escuelas más importantes que hay en la Comunidad Valenciana.

  • ¿Sigues los partidos del Espanyol?

Si y tanto! Pero también te digo una cosa, que cuándo me retiré dejé de verlo. No por qué no quisiera, porque me era muy duro ver a los jugadores que habían sido mis compañeros ahí jugando. Pero cuándo lo superé puedo decir que ahora no puedo dejar de seguir al Espanyol, es imposible.

  • ¿Te gusta?

Si. Bien es cierto que en el fútbol y en el Espanyol no se tiene mucha paciencia, pero creo mucho en el trabajo que hace Rubí -Argensó fue jugador de Rubi en el Espanyol B- pero el Espanyol ha pasado ahora una mala racha pero que todos los equipos la pasan durante la temporada y al Espanyol le ha tocado ahora. Pero creo que el trabajo que se esta haciendo desde jugadores a dirección deportiva pasando por cuerpo técnico creo que está yendo bastante bien, pero si creo que hay que tener un poco más de paciencia.

  • Hablas de directiva, dirección deportiva, etc… En comparación cuándo tu estabas, a ahora, ¿crees que el club a evolucionado o está estancado en ese aspecto?

Cada época es diferente, y el año nuestro la hornada que salió de la cantera fue espectacular. La gente te pide cantera, pero no cada año van a salir grandes jugadores. Pero tu puedes intentar hacer bien el trabajo, pero también te tiene que acompañar la calidad de los jugadores que tú puedas tener, es complicado… pero creo que el trabajo que se está haciendo es bueno y la gente que conozco que está metida ahí dentro aman al fútbol pero sobre todo, aman al Espanyol.

  • ¿Como ves el runrún que rodeó a Diego López desde la grada por culpa de los goles encajados ante el Barça y el Betis?

Un portero es como un delantero, va a rachas y la confianza es muy importante, pero si a eso le sumas que hayas podido tener algún error en algún partido, le sumas que escuchas el runrún desde la grada pues la verdad, todo eso no ayuda. Pero personalmente, creo que Diego está haciendo una gran temporada, es un gran portero. Pero no dejamos de ser humanos, y unos días estaremos bien, otras estamos mejor y alguna vez podemos errar.

Argensó junto a Victor Valdés en la previa de un derbi ante el Barça
  • ¿Te gustaría poder volver al Espanyol?

Me encantaría, sería un sueño. Igual que en su día mi sueño era defender la camiseta del Espanyol, ahora mismo mi sueño es poder estar entrenando a los porteros de la cantera o del primer equipo… ¡ojalá!.

  • Sigues al Espanyol, y quieres cumplir el sueño de un perico, el gallego Marcelino Romero. ¿Como llegas a él?

Marcelino se puso en contacto conmigo a través de Facebook y llevamos cerca de medio año hablando. Él está en un centro de discapacitados y es portero del equipo del centro y un día me contó que su sueño era poder ir al estadio y conocer a Borja Iglesias, Mario Hermoso y a Rafa Marañón.

No me pude aguantar y estoy trabajando para intentar cumplir el sueño de Marcelino porque creo que hacer cosas así no cuesta tanto y si todos hiciéramos lo mismo tendríamos una vida más fácil. A Marcelino le he cogido mucho cariño y no pararé hasta llevarlo al estadio.

¡Estaremos atentos y expectantes para ver cumplido el sueño de Marcelino!