Hemos podido hablar con ‘Mariajo’ Pons (Sabadell, 08/08/9184), portera del primer equipo del Espanyol a escasos días de la cita del año, el Espanyol vs Atlético de Madrid en el RCDE Stadium. Mariajo está disfrutando de su segunda etapa en el Espanyol mientras compagina su internacionalidad con España de futbol playa. Hemos hablado de su presente en el club y sobre todo, de la fiesta que se vivirá el 22 de abril en Cornellà.

Esta es tu segunda etapa con el Espanyol después de jugar en Valencia, Zaragoza y Sabadell. ¿Qué te lleva volver al Espanyol?

Uno siempre quiere volver a su tierra y en la época que estuve en el Espanyol (2009-2013) fueron grandes años peleando por ganar ligas y Copa de la Reina, y cuándo ves un equipo que está arriba y al cabo de unos años de haber pasado momentos difíciles quieren volver a lanzar un proyecto y quería formar parte de él en esta segunda etapa.

Sin duda, has llegado a una época que el femenino no está en su mejor momento, ¿a qué crees que se debe que un histórico este así ahora mismo?

Al final es un tema de proyecto y presupuestos. Porqué al final, equipos como el Rayo Vallecano pasaron de jugar Champions a estar en una situación similar a la nuestra. Al final solo se trata de que los equipos apuesten por el femenino, que haya un proyecto estable y que se quiera invertir y potenciarlo. Como todo en el fútbol, son etapas. Ahora, por eso, en el Espanyol ha entrado gente que quieren potenciarlo porque ven que el fútbol femenino está en auge.

Pero, es que el Espanyol es el líder de la clasificación histórica de la Liga, esto se tendría que potenciar.

Si, el nivel histórico del Espanyol femenino es bastante grande. Siempre ha sido una ciudad potente y siempre ha estado arriba, pero al final los datos son históricos, pero si detrás no hay un proyecto con gente que apueste por el femenino da igual lo que haya detrás.

Al final solo se necesita gente que quiera apoyarnos y por suerte a día de hoy en el Espanyol se vuelve a encauzar ese camino, que no es fácil; porque en todos los equipos se ha potenciado muchísimo.

Para muestra un botón. Esta temporada está siendo movida, aunque ahora parece que mejora. ¿Como lo estáis viviendo?

Esto es fútbol, entras en una dinámica negativa y a veces no por resultados; si no porque el entrenador ha dejado de llegar a las jugadoras o simplemente porque las jugadoras han entrado en bucle y no dan para más. No siempre es culpa del entrenador, las jugadoras también podemos tener parte de culpa. Pero al final, siempre es más fácil cambiar al entrenador que a veinte jugadoras.

Con Salvador Jaspe habéis cambiado la dinámica que llevabais con Joan Bacardit, ¿qué os ha dado Salva que con Joan no teníais?

Cada entrenador es diferente, y no se trata de lo que nos pueda aportar Salvador Jaspe o de lo que no nos daba Joan, no se trata de eso, pero siempre se quiere acusar al entrenador, es lo más fácil. Al final creo que los jugadores llegan a un límite, en un bucle, que no se sale, que no da más: que se acostumbra, que se acomoda, que ya no se motiva y entonces cualquiera cambio es motivador.

A parte, de lo que pueda ser mejor Salvador que Joan, yo siempre digo que en la jugadora tiene que haber un cambio de chip. Es la suma de todo. Nuevo entrenador, la jugadora está más receptiva, más ilusión y se junta todo y el resultado está ahí.

Aunque, tu protagonismo ha bajado con la llegada de Salva -en parte provocada por una lesión de pómulo- y los últimos cinco partidos los has visto desde el banquillo.

Si, he estado un mes de baja por la fractura y de hecho estoy entrenando con máscara y salí del once por ello. Y ahora, el equipo está ganando, está en una buena dinámica por lo que volver a entrar en el once es complicado. Pero al final, la temporada que hecho marca mi nivel y a partir de ahí es el entrenador quién decide.

Mariajo durante un partido de la presente temporada

Esta semana os enfrentáis al Rayo Vallecano, donde sacar un buen resultado sería genial para afrontar lo que se viene el día 22, ¿no?

Sin duda, ganando al Rayo Vallecano (sábado a las 11h en la Ciudad Deportiva del Rayo) estaremos prácticamente salvadas y sería genial para poder seguir con esta dinámica positiva que se ve que no es casualidad si no que el equipo ha dado un paso adelante.

¿Tienes ganas de que sea 22 de abril?

Si, la verdad que sí. Será una cita histórica para todos los que estamos y para todos los que estuvieron en su día; esto es gracias a todos. Al final también tienes la ilusión de jugar ese partido por todo lo que supone y todas queremos jugar ese partido, aunque solo pueden jugar once. Pero al final juegues o no, te hace ilusión igual.

Entrenáis una vez por semana en el RCDE Stadium, ¿Como está siendo entrenar en el estadio? ¿Qué sentiste la primera vez que pisaste el césped?

Es un lujo entrenar ahí y poder pisar ese campo se agradece. Acostumbrada a verlo desde arriba se ve diferente, y al final es un campo igual que todos, pero cuándo estás dentro impresiona y si encima, te lo imaginas lleno de gente se te ponen los pelos de punta.

¿Aunque desde el club se está dando mucho bombo al partido, os da miedo la asistencia que pueda haber al estadio viendo la asistencia que hay con el primer equipo?

Creemos que habrá una buena asistencia. Es un día festivo a las 11 de la mañana que se puede venir con la familia, con los niños. Se han repartido todas las entradas a día de hoy para un gran partido y solo con que vengan la mitad, para nosotros es un gran éxito.

¿Qué le dirías a la gente que duda sin ir al estadio el día 22?

Que no duden, verán un gran espectáculo ya que el fútbol femenino también es fútbol y que no hace falta ser solo del Espanyol para ir a ver el partido.