No pudo ser. El Espanyol B no pudo sacar nada bueno en su partido ante el Villarreal B. La experiencia rival se impuso. Antes de la media hora de partido, Carlos Martínez ya había puesto el 0 a 2 en el marcador.

El partido se puso muy cuesta arriba –y demasiado pronto– para el equipo que entrena David Gallego. Pero, lejos de venirse abajo, el conjunto perico lo intentó a través de Álex López y Guille.

Tras el descanso, el Espanyol B lo siguió intentando, pero el rival supo frenar muy bien las acometidas del rival. No había manera de acercarse en el marcador. El 1 a 2 podía llegar en cualquier momento, pero no lo hizo. Lo que sí llegó fue otro golpe para los locales: Marc Roca vio la segunda amarilla en el minuto 76 por simular una falta que, al parecer, lo fue. No es la primera vez que por un capricho arbitral el filial periquito se queda con diez jugadores sobre el terreno de juego.

En los minutos finales, Andrés Prieto evitó el tercer gol y que el mal no fuera a mayores.

Debut de Víctor Gómez.

Hasta en un partido en el que todo parece negativo, hay un hueco para el punto positivo. Víctor Gómez, lateral del Juvenil A del Espanyol, debutó con el filial. Jugó los últimos veinte minutos y entró sustituyendo a Carles Soria.

La zona de peligro, más cerca.

A la espera de que jueguen el Gavà y l’Hospitalet, el Espanyol B sigue fuera de las posiciones de descenso. Solo con que estos equipos puntúen, el filial espanyolista entraría en la zona de descenso.

Tramo final de temporada.

Al Espanyol B le quedan siete jornadas para acabar la temporada. Siete finales para evitar que una de las mejores generaciones que tiene este club –joven todavía– desciendan a Tercera División. La primera de estas finales será contra el Alcoyano.