En medio de un frío más digno de Moscú que de Barcelona, el Espanyol recibe al CSKA, en una noche que debe ser un trámite para el Espanyol; en la que debe ganar para intentar buscar la moral que tanto necesita para revertir la situación liguera. Pero no solo debe ganar para buscar la moral que tanto comentaba Pablo Machín en la rueda de prensa previa, también lo debe hacer para seguir con la hegemonía, seguir con el récord de imbatibilidad en Europa y encadenar el vigésimo sexto partido consecutivo sin conocer derrota.

Para ello, deberá superar al CSKA Moscú en el que será el tercer partido europeo contra un equipo proveniente de Rusia; hasta la fecha, ganó los dos previos -vs Lokomotiv y CSKA- y lo hizo sin encajar goles.

El Espanyol ya clasificado como primero de grupo ya espera rival en dieciseisavos de final, y a esta hora ya conoce a cinco posibles rivales: Bayer Leverkusen (Alemania), Shakhtar Donetsk (Ucrania), Olympiacos FC (Grecia) y Club Brujas (Bélgica) provenientes de la Champions League. Y, Apoel de Nicosia (Chipre) como segundo de grupo.

En el palco, Mr. Chen. El presidente del Espanyol presidirá su undécimo partido de Europa League e igualará a Antonio Baró como el segundo presidente con más partidos en esta competición, doce.

El árbitro del partido será Kevin Blom, de Holanda. Será el sexto árbitro holandés en dirigir un partido de competición europea del Espanyol. El balance no es nada favorable para el Espanyol, el cual solo ha ganado un partido, empatado dos y, perdido tres. La única victoria fue la temporada 2006/07 en la ida de los cuartos de final de la Copa de la UEFA contra el Benfica. Aunque quizás, el árbitro que más recuerda la gente es Jan Keizer; el colegiado holandés fue el encargado de dirigir la vuelta de la final de la Copa de la UEFA del 88 que el Espanyol perdió 3-0 en Leverkusen.