Hoy se cumple justo un mes después de cerrarse la Liga en Granada, donde el Espanyol cosecho la última victoria de la temporada en campo de un equipo ya descendido. Con ese triunfo en Granada lográbamos llegar a los 56 puntos, una cifra histórica para el club, además de alcanzar la octava plaza en el campeonato.

Se han producido llegadas importantes

Desde entonces la dirección deportiva ha llevado a cabo diversos movimientos que se han hecho oficiales, como las salidas de José Antonio Reyes y Salva Sevilla y las incorporaciones de Pablo Piatti, Leo Baptistao, Diego López y la vuelta al club de Sergio García. Las llegadas son importantes, tres de ellos porque fueron piezas imprescindibles en el primer curso de Quique Sánchez Flores y el fichaje de Sergio García porque es un símbolo para la afición y porque su calidad a buen seguro aportará un plus al equipo.

Salva Sevilla luciendo la blanquiazul en el RCDE Stadium

Temas por resolver en el resto del mercado

Jordi Lardín tiene trabajo por delante, como es lógico en estos momentos del año, tiene la responsabilidad de formar un equipo que nos lleve a Europa el próximo curso y por lo tanto se le va a otorgar poco margen de mejora. Mínimo el club afrontará cinco fichajes más, un central, un lateral izquierdo, un mediocentro creativo y otro centrocampista y un delantero.

En cuanto al capítulo de salidas también se espera importante movimiento, el club vería con buenos ojos dar salida a Felipe Caicedo, Pau López y Pape Diop. No será una tarea fácil lograr equipos de destino para estos jugadores, sobretodo para el primero de ellos, el ecuatoriano es la ficha más alta del equipo y de momento no hay ningún equipo que quiera hacerse cargo de su ficha.

También existe el caso de Víctor Álvarez, el club le ha ofrecido un años más de contrato, pero el jugador cuenta con alguna oferta más de Primera División y estaría valorando que hacer con su futuro.