En el Espanyol se encuentran a la espera de conocer la decisión de La Liga respecto al ‘fair play’ financiero para empezar a abordar los fichajes que deberían llevar al club a luchar la próxima temporada por un puesto europeo, el Consejo que se reunió el pasado martes no pudo fijar el presupuesto definitivo destinado a fichajes por el desconocimiento de la decisión de La Liga.

Una cuestión capital

En el Espanyol son conscientes que está decisión es de vital importancia, la temporada pasado el tope salarial de La Liga pasó de 30’6 a 47’4 millones, lo que permitió al club prácticamente doblar la masa salarial de 21 a 40 millones de euros, todo hace indicar que esta temporada el crecimiento no será tan exponencial como si lo fue en el curso pasado.

El club espera la venta de jugadores como Caicedo y Roberto, con fichas altas para cuadrar números

Poco margen de maniobra en el Espanyol

Es evidente que en el club tienen poco margen de maniobra, la única opción es dar salida a los jugadores con las fichas más elevadas como podría ser el caso de Felipe Caicedo, jugador con la ficha más alta de la actual plantilla, una vez que José Antonio Reyes ya anunció que no seguiría en el club. También Roberto tiene una ficha de las más elevadas de la plantilla, y se estaría negociando con el Málaga CF su salida de nuestro club.

Partimos de una base salarial más elevada este año

Hay que tener en cuenta que el Espanyol ya parte este año con una masa salarial más elevada que en pasadas temporadas, las renovaciones al alza de Hernán Pérez, Pablo Piatti, Diego López, Víctor Sánchez y los cuatro canteranos que ya asumen ficha del primer equipo hace que el club ya parta con esa masa salarial más elevada.

El Espanyol deberá hacer encaje de bolillos para que la plantilla 17/18 este dentro de los límites salariales de La Liga.