Los pericos que fueron retenidos el jueves por los Mossos, y a los que el Barça negó su entrada al Camp Nou, todavía no han podido cobrar el dinero de la entrada que compraron, en su inmensa mayoría. El club azulgrana dio de plazo para devolver ese dinero ayer viernes, de 10 a 13 horas en las taquillas del Camp Nou, pero a los pericos nadie les dijo que ese era el único plazo para el reintegro del importe de la entrada.

El Espanyol está ahora presionando al Barça para que vuelva a abrir las taquillas o ponga en marcha un sistema para que el club azulgrana devuelva hasta el último céntimo a los pericos que compraron su entrada para el derbi y el club azulgrana les impidió el acceso.

En el Barça están dolidos con el comunicado que hizo público ayer el Espanyol y por el momento se muestran inflexibles a abrir de nuevo las taquillas a la afición del Espanyol.