La estancia de Chen Yansheng en Barcelona sirvió, entre otras cosas, para mostrarle a Quique Sánchez Flores su total confianza, el presidente confía plenamente en el trabajo del entrenador, si bien es cierto que ambas partes reconocen cierto desgaste durante todo este tiempo.

El entrenador madrileño se disgustó este pasado verano por la falta de inversión en el equipo, en cierta manera se sintió engañado por el club. Pero con el paso del tiempo ha entendido la nueva realidad del club, como dejó claro Óscar Perarnau la semana pasada el Espanyol no es un club rico, pero no tiene ninguna necesidad de malvender jugadores como sucedía no hace tanto tiempo, el salto de calidad en este aspecto es importante.

El club quiere que el técnico continúe la próxima temporada, y el míster se lo está pensando, lo que si destacan fuentes del club es la profesionalidad del entrenador, que está involucrado en la confección de la plantilla del próximo curso. Ahora mismo existe una tregua, pero el entrenador se ha comprometido a decidir su futuro con tiempo para en caso de marcharse del club, el Espanyol tenga tiempo suficiente para buscar un nuevo entrenador.

Ambas partes ahora estarían centradas en el presente del equipo y lograr que el equipo escale posiciones en la tabla.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol