El Espanyol se enfrenta al Real Madrid después de vivir un sábado frenético y un tanto esperpéntico con el cese de Abelardo y la apuesta por Rufete para acabar el campeonato con algo de dignidad. Cualquier opción de mantener viva alguna esperanza para lograr la salvación pasa por ganar sí o sí al Real Madrid.

La cosa no será ni mucho menos sencilla, más teniendo en cuenta que los blancos conocen el empate del Barça en Vigo y por lo tanto son conocedores que tienen ante sí la oportunidad de distanciar a los de Setién en la consecución del título de Liga. El Espanyol que tan solo ha ganado a Mallorca y Alavés en la presente temporada en el RCDE Stadium tiene ante sí un reto mayúsculo.

El Espanyol llega al duelo contra los blancos en una situación más que delicada, donde prácticamente todo el mundo asume ya el descenso de categoría. Parecía que había regresado del confinamiento con otro aire, pero el aire tomando ante el Alavés ahora es monóxido de carbono.

Rufete adelantó ayer que en grandes rasgos se producirán pocos cambios en el once titular. Volverán Leandro Cabrera y Bernardo al eje de la defensa, eso es seguro y por lo tanto David López volverá al centro del campo. En punta de ataque está la incógnita de Raúl de Tomás, no sabemos si ya se encuentra disponible para ser de la partida.