Si la construcción de la zaga era un problema para Quique Sánchez Flores, las lesiones son otro contratiempo que agrava más la situación si cabe. El Espanyol lleva sufriendo durante toda la temporada un sin fin de lesiones en sus jugadores más claves, y la enfermería perica parece que nunca se acaba de vaciar. 

La vuelta de Baptistao, cada vez más cerca

Leo Baptistao comenzó la campaña como uno de los jugadores más importantes en el esquema de Quique Sánchez Flores. Su capacidad asociativa con Gerard Moreno, el gran juego de cara y velocidad hacían del brasileño una de las grandes esperanzas de la temporada. No obstante, todo se truncó.

El delantero brasileño sufrió un esguince que posteriormente se le juntaría con una talalgia que le mantiene apartado de los terrenos de juego desde diciembre de 2016, aunque todo apunta que el  Leo Baptistao se reincorporará a trabajar con el resto de sus compañeros después del parón. La idea de Quique Sánchez Flores es contar con él para los partidos del final de temporada.

LA ENFERMERÍA NO ACABA DE VACIARSE: LEO BAPTISTAO, ÓSCAR DUARTE, MARC NAVARRO, REYES, ROBERTO JIMÉNEZ SE ENCUENTRAN AL MARGEN.

Hasta ocho jugadores tocados

Algo está ocurriendo en la preparación física de los jugadores pericos. La plantilla del Espanyol está sufriendo diferentes lesiones de distinta gravedad en esta campa. A las de larga duración como Baptistao o Víctor Sánchez, quien volvía a jugar el fin de semana ante el Eibar tras más de dos meses alejado de los terrenos de juego, se le añade Óscar Duarte que dice adiós a la temporada tras romperse el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. 

El joven lateral derecho, Marc Navarro, quien parecía que se había hecho con la titularidad tras la lesión de Víctor Sánchez y el mal momento de Javi López, también sufrió una lesión durante el encuentro que se disputó en Balaídos. El canterano, que sufre una rotura fibrilar miotendinosa de grado uno en la musculatura isquiotibial de la pierna derecha, ha comenzado el trabajo de campo pero no se espera que se reincorporé con el grupo hasta principios del mes que viene.

Además, hay varios jugadores tocados o con pequeñas molestias. Óscar Melendo, Javi Fuego y Hernán Pérez, pese a entrar en la última lista de convocados, han hecho trabajo diferenciado para mejorar de sus respectivas contusiones.

Quien no entreno en la última lista fue José Antonio Reyes, que sufrió durante toda la semana pasado molestias en su rodilla izquierda y no pudo trabajar con el grupo. Se espera que el sevillano pueda volver al ritmo de carga durante esta semana.

Por otro lado, el guardameta Roberto Jiménez debería volver a entrenar durante esta semana, ya que a finales de febrero sufrió una capsulitis con lesión en el tendón del dedo meñique de la mano izquierda a la cual se le preveía una recuperación de 15 días.