El fútbol formativo del RCD Espanyol de Barcelona volvió a demostrar todo su talento y potencial y, en esta ocasión, lo hizo en el Torneo Laliga Promises Santander Internacional, una competición que reúne a los 16 mejores equipos de fútbol base de todo el mundo disputada en Nueva York. Aunque no pudo revalidar el título conseguido el año pasado, el equipo de Marc Pascual firmó una gran actuación cayendo en las semifinales frente al Real Madrid y terminando en la 3ª posición tras superar al Atlético de Madrid por 2-0 en el partido por el tercer y cuarto lugar.

Los blanquiazules comenzaron el torneo muy enchufados, con dos victorias en la fase de grupos el viernes. El debut fue frente al Sevilla y los de Pascual no dieron ninguna opción a los andaluces estrenando el casillero de victorias con un 2-0. El empuje del debut lo sufrió el Guangzhou en un partido donde el dominio de los pericos fue incontestable y sumando un nuevo triunfo por 3-0. El sábado fue el turno del Alevín A de medirse al Inter de Milán, que llegaba al duelo en las mismas condiciones que los pericos: dos partidos, dos victorias y ningún gol encajado. El duelo por el liderato duró tan sólo los primeros 12 minutos y es que las dianas de Iván, Álex y Miguel sellaron una fase de grupos inmaculada, superando a los italianos por 3-1 y adjudicándose la primera posición del grupo.

Con el currículo intacto llegaron los futbolistas de Pascual en los cuartos de final donde los esperaba el Betis. En unos cuartos con mucho suspense, fueron los andaluces los que lograron adelantarse en el primer tiempo. Los pericos no se rindieron y, después de dos grandes intervenciones del portero rival y un balón al larguero, cuando tan sólo quedaban treinta segundos para el pitido final, Álex consiguió el 1-1 para enviar el partido a los penaltis. La fortuna y dos grandes paradas de Adriano clasificaron al equipo para las semifinales.

Del mismo modo que en el torneo disputado quince días atrás, el obstáculo a salvar para llegar a la gran final fue el Real Madrid. El partido comenzó muy de cara para los blanquiazules y es que Leo forzó un penalti dentro del área blanca que él mismo se encargó de transformar para poner el 1-0 en el marcador. Antes del descanso, el Real Madrid consiguió empatar con un gran gol desde fuera del área. Si el primer tiempo había tenido momentos para ambos equipos, la segunda mitad fue de claro color blanquiazul y los hombres de Pascual tuvieron sobradas ocasiones para restablecer la ventaja, pero ya fuera por fortuna o por un inspirado portero rival , el balón no quiso entrar. Desgraciadamente, en un desajuste defensivo los blancos condenaron los pericos con el 1-2 definitivo.

Aunque el fútbol no fue justo con los pericos, los de Pascual se levantaron rápido y es que tuvieron que disputar el partido por el tercer y cuarto lugar inmediatamente frente al Atlético de Madrid. Los blanquiazules volvieron a dominar y un doblete de Leo colocó en el Alevín A en el podio entre los mejores equipos del mundo.