Felipe Caicedo habló ayer para los compañeros de RAC1 de su salida del Espanyol, el delantero ecuatoriano reconoce que hubo momentos en los que se sintió solo y que fue duro pasar de ser un jugador importante a no valer nada.

“Fui la primera apuesta de Chen, estaba involucrado pero al final las circunstancias hicieron que pasase de ser la referencia a ser el cuestionado o culpable. Tuve que dar un paso al lado. No acostumbro a estar en un sitio donde no soy bienvenido. Estaba claro que sobraba en el Espanyol. Costó porque no fue fácil. Me pusieron trabas al inicio, pero luego se dio lo que se tenía que dar. Fue un cambio repentino. Duele pasar de ser importante a no valer para nada”, señaló el delantero ecuatoriano.

Anuncio

“No se me respetó como a lo mejor creía que se me debía respetar. Me dolió porque no fue justo el trato. Son cosas que pasan. A veces el fútbol es ingrato. Recuerdo con cariño aquella etapa, pero el último año lo empañó”, ha afirmado Caicedo.

El delantero asegura se feliz en la Lazio, donde está teniendo mayor protagonismo en la Europa League que en la competición doméstica.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol