El primer equipo femenino del RCD Espanyol respira tranquilo tras asegurarse la permanencia en la máxima categoría del fútbol femenino español una temporada más. La victoria por 2-0 frente al Real Betis en la Ciudad Deportiva Dani Jarque combinada con la derrota del Oiartzun KE a manos del Rayo Vallecano (7-1), ha provocado que el equipo de Rubén Rodríguez esté matemáticamente salvado a falta de un partido para la conclusión del campeonato.

La recompensa al sufrimiento en un año complicado ha llegado después de un sprint final donde las blanquiazules han conseguido sumar 10 de los últimos 12 puntos disputados, dejando atrás las posiciones de descenso.

Con los deberes hechos, las futbolistas pericas pondrán punto y final a la liga el próximo fin de semana en Lezama, en su vista al Athletic Club.

El Femenino del Espanyol ha tenido una temporada muy agitada. Hasta tres técnicos –Polidano, Luismi Marín y el actual, Rubén Rodríguez– han gobernado el vestuario del Femenino con no demasiado acierto hasta que llegó Rubén Rodríguez.

Ahora las aguas vuelven a su cauce y habrá que planificar con seny el equipo de la próxima temporada para que no vuelva a ocurrir las angustias de esta temporada.