Como era de esperar Pablo Machín presentó novedades en el once titular para medirse al Ludogorets. Empezando por la línea de atrás donde Lluís y Calero serían los compañeros de un indiscutible Bernardo. En el lateral izquierdo la apuesta era Dídac Vilà y en el centro del campo Pol Lozano, Granero y Melendo llevarían la manija y en ataque Campuzano y el “Monito”. De esta manera solo repetían dos hombres respecto al domingo, Diego López y Bernardo.

El partido no podía comenzar mejor, y es que a los 4 minutos de juego, Óscar Melendo abría el marcador, definiendo de maravilla y con sangre fría dentro del área, gol que nos ponía por delante en el partido y además muy pronto. Y las cosas se seguían poniendo más de cara, a los 11 minutos el Ludogorets se quedaba con diez hombres, por expulsión clara de Forster, mejor no se puede empezar un partido, o sí, a los 19 de juego, córner que remata a gol Lluís López, el inicio ya era inmejorable.

Lluís López celebrando su gol, que significaba el segundo perico

El Espanyol dominaba por completo el partido y la afición se lo pasaba muy bien, cosa muy necesaria después de todo el sufrimiento acumulado en Liga. En el 34 se ampliaría la fiesta blanquiazul, con un penalti por manos de Goralski, que además sería expulsado. La pena máxima la transformó Vargas, que lo celebró con rabia. El Espanyol desarbolaba con facilidad al Ludogorets, en el 40 una buena centrada de Dídac Vilà que encontró el remate de Melendo y el palo, para evitar el cuarto de los pericos. Llegábamos al descanso, la más plácida de la temporada.

En el medio tiempo Bernardo fue sustituido por Adrián Pedrosa, descanso para un jugador indiscutible para Machín. El segundo tiempo arrancó de la misma forma, en el 51 Víctor Campuzano no faltó a su cita con el gol y marcó el cuarto espanyolista ante el delirio blanquiazul. En el 64 llegaba el primer cambio, Ferreyra sustituía a Víctor Campuzano, que se marchaba ovacionado.

El partido no tenía historia el dominio del Espanyol era absoluto, con un Diego López espectador de lujo durante todo el partido. Mientras tanto en el 70 de juego llegaba el segundo cambio de Machín, Wu Lei sustituía a Melendo, que se marchaba ovacionado por la hinchada perica. En el 71 Adrián Pedrosa ponía el quinto, fusilando desde dentro del área a Iliev, y en el 75, una gran combinación entre Vargas y Ferreyra definía el delantero de forma magistral ante Iliev para poner el sexto. Festival perico.

El Espanyol lograba una victoria que sin duda alguna ayudará a curar las heridas de Laliga, además con el empate a 0 entre el CSKA de Moscú y el Ferencváros, los nuestros lograban el pase ya matemático a la siguiente fase de la Europa League, una gran noticia a la espera de enderezar el rumbo en la competición doméstica.

Ficha técnica:

Espanyol: Diego López; Corchia, Lluís, Bernardo, Calero, Dídac; Pol Lozano, Granero; Melendo, Vargas y Campuzano.

Ludogorets:Iliev; Cicinho, Terziev, Forster, Nadyalkov; Badji, Goralski; Lukoki, Marcelinho, Wanderson y Keserü.