Este sábado no llevará a cabo las funciones de delegado del primer equipo José María Calzón, lo hará su hijo, Guillem Calzón, que ya venía desempeñando estas funciones en los partidos de fuera de casa. La medida es provisional, hasta que la Comisión Antiviolencia de LaLiga dicte una resolución.

En las redes sociales se ha organizado un reconocimiento para José María Calzón, será en el minuto 12 de partido cuando todo el estadio aplauda al delegado del primer equipo que atraviesa un momento complicado.

Cabe recordar en este sentido que la encuesta que Voz Perica puso en marcha hace unos días sobre si el club debía aceptar o no la dimisión de Calzón mostró el cariño que la grada perica siente por el delegado del primer equipo, ya que el 93% de los encuestados estaba a favor de que no se aceptará su dimisión.