Era un 26 de abril del 2000, donde el Espanyol y el Madrid, tras empatar a cero en el estadio Santiago Bernabéu llegaban con las espadas en todo lo alto para tratar de alcanzar la final de Mestalla, donde ya esperaba el Atlético de Madrid, que justo esa temporada acabaría descendiendo a Segunda División.

El Espanyol con un gol de Martin Posee lograba meterse de nuevo en una final de Copa, no sin sufrimiento, como veréis durante el partido, en el descuento tuvo una clara ocasión el Madrid en las botas de Baljic que se fue rozando el palo izquierdo de Juan Luis Mora, portero titular en la competición copera. Disfruten de un partido histórico pericos.