El campeonato ligero está a solo 2 partidos de finalizar y en el momento en el que lo haga la enfermería del Espanyol tendrá dos inquilinos más. En la tarde de ayer los servicios médicos del club perico han decidido que Diego López y Hernán Pérez pasen por el quirófano para solucionar los problemas que tiene en sus respectivas rodillas. Por su parte, Javi López finalmente evitará pasar por ese trance y continuará con el tratamiento conservador.

La bursitis

Desde el derbi de la primera vuelta Diego López ha estado arrastrando problemas en la rodilla derecha. El choque con Luis Suárez terminó derivando en una bursitis y a día de hoy la mejor opción para terminar con ella es que el portero pase por el quirófano al acabar la temporada.

Diego López en un entrenamiento

El meta gallego ha acudido al Hospital Quirón para pasar consulta con el doctor Ramón Cugat. Viendo la evolución que ha tenido, los médicos han preferido aconsejar que se le extirpe una parte del tejido para que deje de sentir dolor. La operación no es importante y podrá estar disponible para Qquique Sánchez Flores cuando dé comienzo la pretemporada.

Estos planes de futuro son otro indicador más que confirma que para el año que viene todo el mundo espera la continuidad de Diego López. El que no se produjera sí que sería una sorpresa para todos.

El capitán hará un tratamiento conservado. El portero tiene que solucionar una bursitis y al paraguayo extraerle una grapa. Todos estarán para comenzar la pretemporada

Una grapa

El caso de Hernán Pérez es casi más sencillo. Tras pasar consulta ayer y realizarle las pruebas pertinentes se ha decidido que el extremo sea intervenido para quitarle una grapa que tiene en la rodilla izquierda como consecuencia de una operación a la que fue sometido hace diez años.

Hernán Pérez en un entrenamiento

Su situación no es de gravedad y se espera que esté totalmente recuperado para ponerse a las órdenes de Quique en cuanto empiece la pretemporada.

El capitán

Durante un entrenamiento el capitán sufrió una rotura parcial del recto femoral del tendón proximal de la pierna izquierda, es decir, tiene una lesión muscular a la altura de la cadera izquierda.

Después de unas semanas realizando un tratamiento conservador y viendo la evolución del jugador se ha decidido que Javi López no pase por el quirófano. Tras el control médico se ha optado porque continúe con el mismo trabajo que está realizando hasta ahora. Se espera que el lateral esté de baja entre seis y siete semanas. La idea es que la pretemporada la inicie junto al resto de sus compañeros.