Joan Capdevila ha dado la cara el día después de la derrota del Espanyol en Sevilla que prácticamente lo coloca con los dos pies en Segunda División. lo ha hecho en Radio Marca, donde ha dejado claro que como club no permitirán que se bajen los brazos.

“El equipo está tocado anímicamente, fue una derrota dura pero es nuestra obligación y responsabilidad seguir hasta el final, no podemos permitir que nadie baje los brazos. Es cierto que la situación es crítica, muy delicada, pero nuestra obligación como club es seguir, entendemos que la gente no esté contenta, estamos jodidos, pero no podemos dejar que vaya a a deriva“, ha señalado Capdevila.

El descenso no entraba dentro de nuestros planes. Si se consuma, habrá movimientos y cambios y se formará una buena estructura“, ha sentenciado el responsable de relaciones institucionales deportivas.