Este martes el diario ARA publica una deliciosa entrevista con José María Calzón, que lleva a sus espaldas nada más y nada menos que 40 años de servicio al Espanyol, donde es toda una institución, a buen seguro el hombre más querido y respetado dentro del club espanyolista.

El delegado del primer equipo comienza explicando como fue su llegada al club, allá por el año 1970, “cuando plegaba de Wagonlit (agencia de viajes) empecé a ir a trabajar dos o tres horas por la tarde en las oficinas de la calle Còrsega, 300. Y ya en 1979 dejé la agencia para incorporarme a jornada completa en el club. José Emilio Santamaría fue quien me pidió de ir. Además de organizar viajes, también les hacía cosas deportivas, buscaba estadísticas de los jugadores y hacía algunos informes de lanzadores de penalti. Todo era por escrito, nada de vídeos como ahora”, señala el asturiano delegado perico.

José María Calzón explica durante la entrevista como es su día a día en el club, donde afirma siempre hay cosas que hacer, “ahora espero que la Liga nos diga los horarios para preparar los próximos desplazamientos. Hay muchos papeles de la RFEF o de la FIFA, circulares y cosas del TMS, donde se inscribirán los jugadores fichados de fuera. También hay que estar pendiente de si algún club te reclama el derecho de solidaridad, que es el 5% del traspaso a los clubes que han formado el jugador. Siempre hay cosas que hacer, entre modificaciones del reglamento y sanciones“, afirma Calzón.

Preguntado por el VAR deja claro que no le gusta, al menos en este principio de curso, con el tempo espera que se vayan mejorando cosas que lo hagan mejor, “sigue habiendo problemáticas. Sigue llevando los mismos problemas, con la diferencia que antes sólo había un malo si se equivocaba. Ahora está el árbitro, el árbitro del VAR y el VAR. Yo sólo lo habría aplicado para los goles fantasma. Pero hay que reconocer que todas las cosas al principio tienen errores y se van corrigiendo con el tiempo. El día del derbi, nuestros jugadores estuvieron esperando si era gol o no en medio del campo. De momento, tal como está, a mí no me convence. Aparte, nos han sacado un poco la pugna, los comentarios”, afirma José María Calzón.

José María Calzón es toda una institución en el Espanyol

El “abuelo” del Espanyol (como lo llaman en el club) agradece la aparición de Chen Yansheng para salvar el club, “si no hubiera sido por Chen, no sé dónde estaríamos ahora mismo. Creía que con la venta de Sarrià se solucionarían los problemas económicos pero no. Volvimos a caer en el error de acumular deudas, que acabaron siendo insostenibles. Prefiero que el Espanyol esté en manos extranjeras que no que desaparezca“, sentencia Calzón, que además lamenta que la afición no acabe de agradecerle todo lo que hace por el club, “el público se piensa que por haber comprado el club ya tiene la obligación de poner 100 millones cada año, pero no saben que la Liga no lo permite. Él ha invertido y sabe que tendrá pocos beneficios. Más bien la broma le costará dinero. Estamos muy contentos, suficiente dinero ha puesto para sacar el club de donde estaba. Le debemos estar agradecidos”, afirma el delegado del Espanyol.

Durante la entrevista sale el nombre de Thievy, el jugador que más multas pagó por su indisciplina, pero que venía de coña al grupo que se pegaba buenas comidas con sus multas, “sólo hemos tenido uno, Thievy. Era un desastre. Pagó más de 30.000 euros en multas. No he visto ninguna persona más despistada. Un poco como Dembélé. A Thievy le podías decir lo que quisieras, que te decía que sí y al día siguiente hacía lo que quería. Le llamábamos y todo. A Dembélé lo defendieron y al día siguiente llegó tarde. Son así y no los cambias. A nosotros, sin embargo, nos iba de coña, porque hacíamos unas grandes comidas con el dinero de sus multas … lástima que no tuviéramos algún Thievy más“, afirma José María Calzón.

Para acabar José María Calzón tiene un deseo que espera cumplir, y es el de ver ganar un título europeo al Espanyol, “hemos jugado dos finales, y tiene narices haberlas perdido en los penaltis. En la Europa League se podría hacer algo, pero hay que tener una buena plantilla de 22 jugadores. La gente habla de ir a Europa pero es peligroso si no tienes una gran plantilla. Cansa mucho jugar jueves y domingo. Ya lo he vivido prácticamente todo, pero espero poder ver al Espanyol ganar algún título europeo antes de morirme“, concluye el “abuelo” del Espanyol.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol

Compartir