En Valladolid son muy conscientes de la importancia del partido de mañana contra el Espanyol y muestra de ello es que la Federación de Peñas del club pucelano ha organizado una quedada para acudir en masa al entrenamiento de este sábado, donde se espera que unos 2.000 aficionados muestren su apoyo al equipo de Sergio González.

Además están preparando un gran recibimiento para el equipo a la llegada a Zorrilla en la previa del partido. En Valladolid viven el partido como “una final”, siendo conscientes de que si mañana logran derrotar al Espanyol se alejarán ya mucho de la zona de peligro.