Seis canteranos formaron parte del once inicial para medirse al Villarreal el pasado sábado en el Estadio de la Cerámica. David López, Gerard Moreno, Javi López, Óscar Melendo, Marc Roca y Aarón Martín -que desde su debut en Primera, es el cuarto futbolista más utilizado- fueron los seleccionados por Quique Sánchez Flores.

La cantera vuelve al primer equipo

Al Espanyol siempre se le ha reconocido su envidiable cantera, y la calidad de los jugadores con gran proyección que llegan al primer equipo. Sin embargo, hasta la llegada de Mr.Chen, los canteranos volaban por la necesidad de ingresar dinero para que el club pudiera subsistir.

Esta temporada, este hecho ha cambiado. Los canteranos vuelven, como el caso de David López está temporada, y los canteranos se blindan como Marc Roca, Aarón Martín, Marc Navarro y Óscar Melendo. Todos ellos con cláusulas de 30 millones o superior y con contrato hasta 2020/2021.

Hasta el pasado sábado Quique Sánchez Flores no había hecho coincidir tantos canteranos en la titularidad. El récord de futbolistas titulares formados en el fútbol base estaba en cuatro, y se ha repetido hasta en 15 jornadas.

No obstante, si hablamos de canteranos que concluyen el encuentro sobre el terreno de juego, fueron siete ante el Sevilla en casa hace un par de semanas: Marc Navarro, Aarón, David López, Gerard Moreno, Marc Roca, Víctor Álvarez y Álvaro Vázquez.

Aarón Martín, un fijo

Aarón Martín Caricol nació en Montmeló un 22 de abril de 1997. Con 19 años ha pasado de ser uno de los futbolistas con más proyección del filial a ser un indiscutible en el lateral izquierdo del primer equipo.

Debutó en Primera División el pasado 2 de octubre, curiosamente, también ante el Villarreal con quien ha reafirmado que es el cuarto jugador más utilizado por Quique Sánchez Flores. No tocó a la puerta, la derribó y se ha mantenido pasando a ser el canterano con más presencia en la Liga Santander, acumulando 1.597 minutos.

Un regalo para todo aficionado al Espanyol que ve como un chico que llegó con ocho años al club, y que comparte el amor por los mismos colores, se afianza como un pilar fundamental.