Dicen que no es bueno creerse el ombligo del mundo. No obstante, creo que es muy bueno que a veces nos miremos un poco más el ombligo y se dejen de buscar tantas excusas. El que busca excusas es el que no asume el error. Es por eso, por lo que quiero dar las gracias a todos los que ayer no fuisteis al estadio ‘por h o por b’, hicisteis que me ahorrara un dinero para ir a Sevilla a escuchar como béticos o sevillanos cantan su himno a capela antes de un partido. Ayer pude presenciarlo en ‘mi’ estadio. Gracias.

No voy a negar ni discutir que la política de abonos que lanzó el Espanyol a principios de temporada fue desacertada, sí, todos lo sabemos, incluso el club. No es menos cierto que cuatro mil socios dejaron de serlo, sí, todos lo sabemos. Pero esto, sucedió hace cerca de medio año y aún seguimos poniendo excusas para no ir animar a uno de los mejores Espanyol de los últimos años.

Sin ir más lejos, hace dos años la afición del Espanyol no acudía al estadio porque el juego era feo y los resultados no acompañaban. Rubi ha hecho magia y el Espanyol esta jugando como los ángeles, pero la asistencia no sube.

La entrada ante el Betis ha sido la peor de todos los cuartos de final de la Copa

Podemos culpar los horarios en un día como ayer, las 19:30h de la tarde. Podemos, pero fue la peor entrada en una ronda de cuartos de final en el estadio; fue la peor entrada de los cuatro partidos de cuartos de final.

Todo son excusas para no ir al estadio y no animar al Espanyol. Ayer, gracias a La Grada Canito se pudo enmudecer a la afición del Betis, el mismo grueso de aficionados que acudían a las gradas de Montjuic, en esas gradas que un servidor había visto la grada inferior de un gol llena de afición visitante.

Pero, lo cierto, es que en el sofá de casa se está muy bien y más en invierno. Sería bueno mirarnos el ombligo y dejar de buscar excusas para animar al Espanyol porque de una cosa estoy seguro, en una hipotética final de Copa del Rey habría bofetadas para ir. ¿Casualidad?

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol