Quique Sánchez Flores lanzaba ayer esta pregunta en su rueda de prensa previa al partido “¿Qué pasaría si quedásemos fuera del top-10?. ¿Cambiaría mucho ser octavo, noveno o décimo?. Hablamos de pocos puntos y no cambia mucho” aseguró el técnico blanquiazul.

Cambia en lo económico

Es posible que el entrenador perico tenga razón. Desde un punto de vista deportivo la diferencia entre tener 2 puntos más o dos puntos menos en esas posiciones que siempre se han considerado tierra de nadie, no tiene mucho valor. Sin embargo, ahora mismo, el puesto de la tabla es el que determina el dinero que cada equipo va a percibir por los derechos de televisión. Y eso, es otro cantar.

Esa aportación influye a la hora de fichar y puede marcar la diferencia entre traer a un jugador o a otro. Para este año las estimaciones del club están en percibir una cifra que ronde los 49 millones de euros, tal y como sucediera el año pasado.

La diferencia entre ser octavo o décimo está en los millones que se reciben por los derechos de la televisión. El año pasado 3 puntos, fueron 6 millones menos.

Las variables y las cifras del año anterior

De momento, las cifras fijas de esta temporada no se conocen. Recordemos que el 50% de los derechos son los mismos para todos los clubes. El resto se reparte en función de la audiencia de los partidos, la taquilla, el número de socios… y según la posición ocupada en la clasificación.

Tabla de ingresos televisivos 15-16

Si nos atenemos a las cifras del año pasado, cada club de Primera División recibió como base más de 33 millones de euros. El Málaga, que fue octavo con 48 puntos, cobró un total de 56 millones. Y el Betis, décimo con 45 puntos, percibió 50 millones.

Tres puntos de diferencia que se transformaron en seis millones de euros más, o seis millones de euros menos, dependiendo de quién lo mire. Por eso, a día de hoy, cada posición cuenta, aunque sean pocos puntos de diferencia.