El Espanyol quiere reengancharse a la lucha por la séptima plaza de la liga y eso pasa por ganar hoy al Alavés en casa. En los últimos partidos jugados en el RCDE Stadium se han conseguido 22 de los últimos 27 puntos, lo que ha hecho de Cornellà el fortín perfecto para seguir creyendo en el sueño europeo.

El poderío local periquito

La intención de los de Quique Sánchez Flores es perpetuar su poderío en casa, tal y como ha hecho con sus últimas víctimas. Los partidos frente al Betis (2-1) ; Las Palmas (4-3) ; Osasuna (3-0) ; Sevilla (3-1) ; Granada (3-1) ; Sporting (2-1) y Leganés (3-0) se saldaron a favor del Espanyol.

Los únicos que han sido capaces de rascar puntos a los periquitos han sido el Deportivo, que logró rescatar un punto de su visita a los blanquiazules, y la Real Sociedad, que salió victoriosa de Cornellà.

El uno por uno
Los jugadores agradecen a la afición el apoyo recibido tras finalizar el partido.

De mantener la buena racha y ganar al Alavés sería la cuarta victoria consecutiva del Espanyol y se quedarán a un encuentro de la marca de Pochettino en la temporada 2012-13. Unos datos que al principio de la competición doméstica parecían impensables. Los aficionados blanquiazules esperaron 7 partidos para ver a su equipo ganar en su estadio.

7 victorias y un empate en los últimos 9 encuentros del Espanyol en casa han hecho de Cornellà un fortín. El Alavés rinde más fuera de casa que de local.

El Alavés puntúa más como visitante

Sin embargo esta tarea no va a ser sencilla. Hoy se enfrenta a un equipo que se ha caracterizado esta temporada por su rendimiento fuera de casa, hasta tal punto que ha conseguid puntuar más lejos de Mendizorroza (21) que en él (19).

El Alavés es, junto a Osasuna, el único equipo de Primera División con esta peculiaridad. De quince partidos los de Pellegrino han ganado seis y empatado tres.

Para Cornellà, el Alavés llega tras perder en casa contra Osasuna (0-1) y fuera ante el Real Madrid (3-0). Además, como visitante, de sus últimas 3 salidas sólo ha conseguido hacerse con una victoria.