El portero sevillista ha cometido la tontería del partido, y ha sido al acabar el encuentro y es que para celebrar la victoria del equipo ha provocado a la hinchada espanyolista llevándose las manos a la oreja.

La acción ha acabado con la expulsión de Juan Soriano, y con amarilla para Dídac y roja para Darder, por lo que el balear no podrá jugar en el Camp Nou. Poco después de acabar el partido el centrocampista espanyolista se ha disculpado por lo sucedido al finalizar el partido contra los sevillistas.