El Espanyol jugará la próxima temporada en la Segunda División, después de 27 años en la élite del fútbol español los nuestros volverán al ‘infierno’ donde en las anteriores cuatro veces que descendió tan solo estuvo una temporada y ese es el objetivo para la próxima temporada, no hay más. El Espanyol deberá volver sí o sí a la élite.

Pero este no es un objetivo sencillo, ni mucho menos, de hecho todos los analistas alcanzan la misma conclusión, la Segunda División es una competición muy complicada. El primer paso que debe dar la dirección deportiva es acertar con la elección del futuro entrenador, y bueno sería que no se hicieran inventos, el club necesita un míster que conozca la categoría, no es el momento de experimentos, que en la mayoría de los casos salen muy mal.

Por el momento han salido a la palestra los nombres de Pacheta, Luis García, Heinze e incluso el de Curro Torres, que ayer fue cesado como entrenador del Lugo. La búsqueda del nuevo míster no ha hecho más que empezar, no descubrimos nada si decimos que es vital acertar con la persona que capitanee el barco blanquiazul.

Sin lugar a dudas estamos convencidos que en los despachos del RCDE Stadium ya se planifica la próxima temporada, este verano habrá muchos movimientos, ya que hasta 11 jugadores acaban contrato con el Espanyol, por lo que la remodelación de la plantilla será importante y más aún si cabe con el equipo en Segunda División.