El equipo de Rubi llegaba con muchas bajas a San Mamés, exceptuando la portería un jugador de los destacados de cada línea era baja en Bilbao. La baja de larga duración de David López y por sanción de Sergi Darder y Borja Iglesias, piezas claves durante todo el curso para míster blanquiazul. Pero en cambio la segunda unidad respondió de maravilla y demostró que se puede confiar en el fondo de armario del equipo.

Naldo, Granero y Facundo Ferreyra fueron los sustitutos de los titulares que os comentábamos antes y los tres rindieron a un gran nivel. El central brasileño fue un muro infranqueable para los de Garitano, en un partido de máxima exigencia defensiva para el equipo, dadas las características del ataque rojiblanco, un equipo que colgó constantemente balones al área. Naldo no pagó la inactividad, cabe destacar que en San Mamés jugó su octavo partido en esta temporada, acumula seis en Liga y dos en Copa del Rey.

Esteban Granero fue el que fabricó el tanto de Facundo Ferreyra y se movió muy bien en el centro del campo, sabiendo en todo momento que ritmo aportar al partido, en un encuentro complicado en este sentido ya que el Espanyol no tuvo mucho la pelota, pero el “pirata” tiró de veteranía y acabó cuajando un buen partido.

En la punta de ataque Facundo Ferreyra tenía la tarea más que difícil de no hacer notar la falta de Borja Iglesias y cumplió con creces y además marcó su primer gol con la camiseta espanyolista, lo que sin duda le dará confianza de aquí en adelante, jugar tú primer partido como titular y marcar en un escenario como San Mamés dispara la confianza y el ánimo de cualquiera.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol

Compartir