Los precios de las entradas para los aficionados visitantes estarán limitadas a un máximo de 70€ en la UEFA Champions League y a 45€ en la UEFA Europa League, lo que representa la categoría más baja de precios de las finales de la UEFA Champions League y de la UEFA Europa League, respectivamente.

Esta nueva normativa complementa la norma ya existente que estipula que el precio de las entradas para los aficionados visitantes no pueden exceder el precio pagado por entradas de una categoría similar por los aficionados del equipo local (excluyendo entradas disponibles para abonados, miembros de grupos de aficionados del club o entradas vendidas como parte de un paquete promocional).

El Presidente de la UEFA, Aleksander Čeferin, argumenta de la siguiente manera la decisión tomada

Los aficionados son la esencia de este deporte y aquellos que siguen a sus equipos en los partidos fuera de casa tienen que tener acceso a entradas a un precio razonable, teniendo en cuenta el coste que ya tiene el propio viaje”.

“Limitando el precio de las entradas queremos asegurarnos que los aficionados que viajan puedan seguir yendo a partidos y viviendo el ambiente tan especial que hay dentro de los estadios de fútbol”.