El director deportivo del Espanyol, Jordi Lardín, pasó por los micrófonos de la Cadena Ser, para repasar muchos asuntos de la actualidad perica.

Modelo Sevilla

Confesó el ex delantero blanquiazul que le gustaría que la entidad llegara a tener un modelo como el del Sevilla. Apuesta por fichar a buenos jugadores a precios asequibles y hacerlos crecer para venderlos a un alto precio.

Diego López

De Diego López y su continuidad pidió mesura ya que hablamos de un portero de 35 años. Sabe que el jugador se quiere quedar y está contento y reconoce que el club hará todo lo posible para que se quede pero sin cometer ninguna locura, sin competir con equipos que ofrezcan una millonada.

Diego Reyes

Diego Reyes es el otro hombre con el que se quiere contar tras su cesión. La intención del Espanyol es recortar al máximo su opción de compra pero eso depende de su propietario, el Porto. Si esto no sucede, Jordi ve inviable pagar los 7 millones de euros actuales e iría a por otro jugador para el puesto.

ZABALETA ERA UNA BUENA OPCIÓN HASTA LA IRRUPCIÓN DE UN MARC NAVARRO AL QUE NO SE QUIERE CORTAR LA PROGRESIÓN. PUEDE LLEGAR ALGÚN DELANTERO Y CAICEDO NO SALDRÁ POR AHORA SALVO OFERTÓN

Lateral derecho

Sobre la posible vuelta de Pablo Zabaleta al club reconoció que en diciembre fue una opción que sonó con mucha fuerza pero entonces surgió Marc Navarro y se convirtió en jugador franquicia. Para Lardín no tiene sentido traer a un jugador que le pueda quitar la titularidad y sí un complemento. Destacó a Pipa, lateral derecho en el filial, que viene pisando fuerte.

Delantero

El fichaje de Sergio García no impide que pueda llegar otro delantero afirma el de Manresa. Además espera que el de Falete no sea el gran fichaje del verano y desea ilusionar a la afición con otros nombres.

Tema Caicedo

Por último, opinó sobre el caso Caicedo y el interés de China en el punta. Lardín asegura que no lo regalarán y que debe adaptarse al rol que tiene ahora con QSF. Piensa que puede ser un jugador importante todavía y le ve trabajando bien. Eso sí, si alguien ofrece 8 millones, el director deportivo bromea que él mismo se iría a China con el ecuatoriano.