Pablo Machín llega al Espanyol después de un gran éxito en el Girona, donde logro llevar a los rojiblancos a la élite del fútbol español, por Montilivi es un auténtico ídolo. Aquel triunfo le sirvió para abrirle las puertas del Ramón Sánchez Pizjuán, palabras mayores dentro del fútbol de nuestro país. En Sevilla las cosas no le fueron tan bien, si bien es cierto que dejó muy buen recuerdo en Nervión, y la sensación de que la plantilla de los hispalenses aguantó hasta que la gasolina duró, no fue una temporada fácil en el cuadro sevillista y Machín pagó los platos rotos.

Pablo Machín apuesta por un fútbol mucho más práctico que el de David Gallego en sus dos anteriores etapas el míster apostaba por un claro 5-3-2, con unos carrileros muy abiertos, y que tendrán un papel fundamental en el esquema del nuevo míster. Veremos un Espanyol mucho más directo y sin tanto toque de balón, esa es la idea que a buen seguro tratará de amoldar el míster soriano en el RCDE Stadium.

Cabe destacar también del nuevo míster perico la importancia que le da a las jugadas a balón parado, será otro aspecto que trabajara mucho la plantilla blanquiazul. En los equipos de Machín los tantos a balón parado tienen un alto porcentaje, además en este sentido dentro de la plantilla espanyolista encontrara jugadores que van muy bien de cabeza, como puede ser el caso de Calleri, Naldo, Bernardo, Calero o David López, lo que a priori puede ser una fórmula que otorgue muy buen resultado.