El centro de la zaga es una de las posiciones que más refuerzo necesita el Espanyol. Durante la temporada David López se ha tenido que reconvertir en central y aunque ha rendido a un nivel muy alto no es su posición natural. En el club continúan negociando por Diego Reyes, pero por si no sale bien el fichaje ya tienen sus miras puestas en Alberto Botía, que actualmente juega en el Olympiakos.

El caso Reyes

Desde la zona técnica lo han dicho en repetidas ocasiones, quieren a Diego Reyes para el año que viene. El club lo sabe, el agente del jugador lo sabe y el futbolista también. Quique cuenta con él para la próxima temporada y harán todo lo que esté en su mano para que continúe vistiendo la blanzuiazul. Pero sin hacer locuras.

El precio que el Oporto ha puesto al jugador es de 7 millones de euros. Al central no le faltan novias, entre las que está la Real Sociedad, club en el que debutó el Liga. En la entidad portuguesa no tienen prisa por venderle. Las negociaciones, de momento, han conseguido rebajar la cifra a 6 millones, apuntan desde As.

El Porto dejaría salir a Diego Reyes por 6 millones de euros. Botía, que terminar contrato con el Olimpiakos en 2018, sería su sustituto si las negociaciones no llegan a buen puerto

El agente del jugador está en Barcelona para hablar de la situación del jugador y cerrar lo antes posible su futuro. Porque el central quiere saber ya qué será de él el año que viene y dónde va a vivir.

Alberto Botía

De no salir el fichaje de Diego Reyes su recambio sería Alberto Botía. El murciano tiene un año más de contrato con el Olympiakos y estaría deseando volver a España. Ante la posibilidad de que en 2018 se marche libre los griegos dejarían la puerta abierta al defensa para que saliera del club

El Espanyol lleva tiempo siguiendo al jugador y ya estuvo a punto de fichar por el club en verano. El zaguero tiene 28 años y tiene experiencia en La Liga tras jugar en el Sevilla, el Barcelona, el Elche y el Sporting.