Ayer pudimos disfrutar de una gran entrevista en El Periódico a John Lauridsen, más conocido como el gran danés, el que para muchos es el mejor jugador que ha lucido la elástica blanquiazul, ha pasado unos días en Barcelona y hoy estará en el palco del RCDE Stadium para disfrutar del derbi, junto a su familia, tratará de animar para que el Espnayol logre derrotar de nuevo al Barça.

Pero volviendo la vista atrás Lauridsen se confiesa un enamorado de Barcelona, la ciudad del Espanyol, “me encanta andar por esta ciudad, mirar las tiendas, las calles, todo lo que había en mis tiempos. El año pasado estuve con mi hija mayor por la avenida de Sarrià. Ella no lo había visto aún y le estuve contando muchas cosas. Queda ya poco de mi época, pero fue bonito pasar por dónde vivíamos y dónde jugábamos. Aún me emociono cuando paso por allí. Todos los que jugamos en Sarrià no lo olvidaremos nunca”, afirma Lauridsen.

El ex jugador perico nota el el cariño de la afición perica, cada vez que pisa Barcelona, no en vano fue el tercer jugador más votado en la elección de las puertas del RCDE Stadium, sólo por detrás de Raúl Tamudo y N’Knono, “estoy muy orgulloso de eso. Yo sé que jugué en una época buena del Espanyol. Llegamos a ser terceros después de una Liga entera y un ‘play-off’, por delante del Atlético de Madrid, el Athletic de Bilbao, el Sevilla… Hablamos de 44 partidos. Luego vino la UEFA con un camino espectacular hasta la final. Otros equipos ganaron la Copa después y también jugaron una final europea, pero nosotros hicimos historia, fuimos los primeros. Hace 11 años jugamos un partido contra los campeones de la Copa del 2006 y recuerdo a Job que me decía: “joder, estamos palmando, pero nos quieren más a nosotros que a ellos”, afirma un sonriente Lauridsen.

John Lauridsen hace unos días durante un acto en el RCDE Stadium. Foto: RCDE

Muchas veces se le ha pasado por la cabeza volver al Espanyol, de hecho algunos compañeros suyos están ahora en el club. Lauridsen declara su amor eterno a los colores blanquiazules, “tengo que ser sincero y decir que sí. Estuve tan a gusto en mi Espanyol que no puede ser de otra manera. Muchas veces lo pienso y digo ‘me encantaría seguir ahí dentro’. Es difícil de explicar. No es que no esté a gusto con lo que hago, si no no llevaría 27 años, pero se echa de menos mi Espanyol. Fueron seis años inolvidables y siempre que el club me pide algo lo hago con mucho gusto. Aquel Espanyol era algo más que un equipo profesional de fútbol. Me alegra mucho ver que gente como Eloy, Mauri, Tintín Márquez, Valverde… hayan podido hacer algo más por el club estos años. O Tommy, que aún sigue ahí y es el más grande. Cuando escucho la palabra “Espanyol” me encanta, me emociona. El Espanyol fue mi club, es mi club y lo será siempre. Viví mis mejores tiempos allí”, afirma el rubio ex jugador espanyolista.

Lauridsen cree que el fútbol no ha cambiado mucho, pero si los futbolistas, “yo creo que el fútbol en sí no ha cambiado tanto, pero sí los futbolistas. Ahora se ponen la mano en la boca cuando hablan, hay más cámaras, antes lo más importante era solo el fútbol, ahora se sacan historias que no tienen nada que ver con el balón. El fútbol se vive diferente y se paga diferente. Algunos jóvenes saben antes lo que es un millón de euros que una barra de pan. Debería ser al revés. Hay mucha publicidad que modifica todo. Antes era todo más simple, tampoco teníamos estas instalaciones. Ya me habría gustado a mí jugar con el césped de ahora. Tampoco no se ven jugadores cansados, se controla todo. A veces echo de menos algún regate, alguna cosa diferente. Faltan más Messis en el fútbol, no tan buenos como él porque es imposible, pero sí más atrevimiento”, señala el ex centrocampista.

John Lauridsen en el auditorio del RCDE Stadium. Foto: RCDE

Lauridsen llegó y besó el santo acababa de aterrizar en el Espanyol, nadie le conocía, marcó en el Camp Nou y los nuestros vencieron 1-3, el gran danés lo recuerda con mucho cariño, “ese gol de mi primer derbi fue increíble. Yo estaba recién llegado. Fue el partido que sirvió para que la gente me aceptara. Yo venía sin nombre, entonces no había internet ni Youtube. Simonsen estaba en el Barça, le preguntaron por mí y dijo que no me conocía cuando yo ya había jugado en la selección con él. Yo no tenía currículum y ese partido fue mi mejor carta de presentación. Ganamos 1-3 en un encuentro perfecto”, afirma John Lauridsen.

El gran danés confía en una victoria de nuevo hoy ante el eterno rival, aunque reconoce la dificultad del rival, sobre todo por un jugador, Leo Messi.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol